26
Octubre
2016

ESTAR AL MARGEN… PERO CON VENTAJA

La película del programa de Cine y valores Las ventajas de ser un marginado es un drama adolescente que nos presenta un atractivo fresco generacional, despojado de los habituales tópicos y estereotipos, de un grupo de amigos adolescentes. Se trata de un inteligente, cuidado, profundo y amable análisis del paso a la madurez de unos chicos y chicas que se saben diferentes de la mayoría y que aspiran, con una determinación vigorosa y sincera, a encontrar su identidad emergente para poder ser ellos mismos.

La adolescencia es una de las etapas más disfrutables de la vida pero también es de las más complicadas, en especial cuando uno se siente discriminado por no seguir la corriente social imperante o cuando considera que no recibe la comprensión y el apoyo familiar suficientes. En esos momentos el encontrar un grupo de amigos que conecten con esa sensibilidad, que te arropen y te den alternativas viables, se convierte en una tarea acuciante. Pues bien, todo ese muestrario de dudas, conflictos, malentendidos, fracasos, confesiones y traumas que suelen darse en esta etapa de transición y cambio aparece perfectamente reflejado en Las ventajas de ser un marginado, una película que muestra con acierto la tristeza verdadera y el interior resquebrajado que se da siempre en esos adolescentes y que disecciona con ternura y delicadeza las situaciones más peliagudas del sufrimiento y la lucha de los “bichos raros” de instituto.

Este excelente film pone ante nuestros ojos unos personajes ricos y vibrantes de gran veracidad y sutileza psicológicas a los que les pasan cosas interesantes que afrontan de un modo peculiar y curioso. Les vemos caer y levantarse, equivocarse y hacerse de este modo más conscientes de su precariedad.  Son rebeldes, reflexivos, vitales, entusiastas y sabedores de que la vida les está reclamando un estilo propio y una definición a la que deben dar respuesta. A los alumnos que lo contemplen les va a resultar muy fácil identificarse con su afán de sobrevivir a sus experiencias por muy adversas que sean.                    

El grupo de iguales actúa como un espacio único, como una burbuja de aire que sirve de refugio y también como crisol para crecer y alimentarse mutuamente de cariño, compañía y diversión compartida. La película ofrece a este respecto un buen consejo a los espectadores adolescentes: si te consideras especial o inconformista debes buscar a gente que también lo sea para crear con ella un universo propio y acogedor en el que puedas verter las ilusiones, miedos, problemas, esperanzas y virtudes de tu mundo interior.

Para acentuar dichos aspectos las actividades de la Guía se centran en la cooperación y la amistad como valores necesarios para aprender a convivir y comprender a las otras personas, la autoafirmación como base para establecer relaciones de respeto mutuo, la aceptación de la diversidad y de las facetas personales de los demás, y la superación del miedo al fracaso, a las adversidades del entorno y al futuro.

Comentarios (0)

Déje un comentario