09
Junio
2016

GRU, EL VILLANO BUENO

Gru, mi villano favorito es una película de animación del programa de Cine y Valores para alumnos de Primaria que cuenta una historia de corte clásico. Mediante una línea narrativa sencilla, pero efectiva, el film combina de forma magistral la aventura y la ternura con un humor repleto de gags descacharrantes para que los más pequeños disfruten de lo lindo. Pero al lado de ese festín de diversión a raudales los alumnos van a encontrar además algunos aspectos estimables cuya sutileza incrementa, aún más si cabe, el atractivo de un conjunto que respira un entusiasmo y un espíritu positivo encomiables.     


     Lo primero que impacta de entrada en esta historia es que el héroe es nada más y nada menos que un villano malo malísimo, con el aspecto entre cruel y divertido del tío Fétido de la Familia Addams. La atención ya queda atrapada desde un principio y aumenta cuando descubrimos que, tras esa fachada de malvado, se esconde un niño triste y con el alma avinagrada porque su madre nunca le quiso de verdad. Lo que quiere Gru es convertirse en el más famoso de los villanos haciendo travesuras de las gordas porque piensa que de esa forma dará un poco de lustre a su muy mermada y frágil autoestima… ¡Qué niño no ha querido alguna vez afianzarse y destacar sobre los demás atreviéndose a hacer algo difícil, peligroso o prohibido!   

Gru ha creado para que le acompañe un ejército de seres diminutos llamados minions, aunque en realidad solo le aportan un poco de ruidosa compañía y un fervor acrítico que no acaban de llenar su alma hambrienta de auténtico afecto. Sin embargo el contacto con tres deliciosas huerfanitas que acoge en su casa irá derritiendo su soledad y le permitirá por fin regresar al paisaje sentimental de la inocencia y la pureza, un espacio que tenía casi olvidado. Con ellas experimentará el placer de abrirse al descubrimiento del otro y comprobará que la existencia está llena de poros por donde se cuela el secreto gusto por la vida. Como ocurre con los relatos infantiles clásicos, Gru, mi villano favorito es un cuento moral que conecta con un espacio íntimo y reconocible que los más pequeños ya barruntan. La película pone sobre el tapete las dificultades que desde que se tiene uso de razón entraña la construcción positiva de la propia imagen, así como la necesidad de la redención por el arrepentimiento y el amor hacia los demás.       
    Es pues una película que se disfruta a pleno pulmón y en las actividades de la Guía se abordan, entre otros aspectos, la comprensión y el perdón como medios para convivir en armonía, la empatía para tener en cuenta las necesidades de los demás y cómo la creatividad permite buscar soluciones a los problemas de la vida.

Comentarios (0)

Déje un comentario