02
Noviembre
2017

LA GRAN LECCIÓN DE KHAN

Mi nombre es Khan es una película del programa de Cine y Valores que nos cuenta la emocionante e intensa historia de un joven indio que sufre el síndrome de Asperger. Tras emigrar a San Francisco se casa con Mandira, una mujer de religión hindú y con un hijo, que regenta un salón de belleza. Su vida discurre con alegría, pero tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001 dará un vuelco inesperado: dejan de tener clientes, los vecinos les rechazan, sus amigos les hacen el vacío por su condición de extranjeros y porque Khan es musulmán, y los antiguos compañeros del hijo de Mandira le ocasionan la muerte.

Completamente desesperada por la muerte de su hijo, acusará a Khan de ser la causa de todos sus males y le echa de casa conminándole a que no vuelva hasta ver si es capaz de convencer al presidente de los Estados Unidos de que no es un terrorista, a pesar de ser musulmán.

La película es una fábula, una mezcla de comedia, tragedia y sentimientos que nos ofrece una mirada apasionante acerca de la necesidad de que la sencillez y la pureza del ser humano sean las armas que limen las grandes diferencias y los choques que se producen entre las distintas culturas y religiones. Para ilustrar esa idea con final feliz escoge a un ser inocente e ingenuo que sufre el síndrome de Asperger (un trastorno autista del desarrollo que produce una notable dificultad de la persona para las relaciones sociales y emocionales), a cuyo alrededor va tejiendo una red de situaciones que, aun siendo más o menos convencionales, ilustran enfrentamientos que nos resultan perfectamente reconocibles.

Mi nombre es Khan es una historia emocionante y muy recomendable por su acierto al lanzar mensajes de paz y de compasión, pero también de rebeldía frente a la aceptación de lo inevitable. Tiene la especial virtud de hacernos reflexionar acerca de que en este mundo cada vez más globalizado en lo económico y con un creciente intercambio de personas de diferentes culturas y religiones, va a ser muy necesario hacer un mayor esfuerzo para lograr el entendimiento y la concordia entre las personas.

Las actividades de la guía de la película permiten animar a los y las más jóvenes a reflexionar acerca de la igualdad intrínseca de las personas por encima de diferencias de raza, religión, formación o sexo, a valorar la importancia de la lealtad y la confianza como base para la amistad y el amor y a ver las consecuencias que los comportamientos violentos tienen en las personas y en los colectivos donde ocurren.

Comentarios (0)

Déje un comentario